Para hablar de activos corrientes es importante hacer mención de la salud financiera que poseen las empresas. Esta es posible analizarla con tan solo revisar el estado de su situación. Esta situación se reduce a los activos o mejor dicho los derechos y los bienes que la empresa posee.

Así mismo las obligaciones o pasivo y las deudas que haya contraído la empresa. El patrimonio neto así como todos los recursos propios como lo son aquellos aporte de los socios. Las partidas similares y los beneficios por distribuir.

Todos estos bloques mencionados anteriormente agrupan partidas que según los criterios que han sido preestablecidos son similares. Un ejemplo de esto es que la división de estos criterios es en corriente y no corriente. Basándose en el plazo ya sea corto o largo. Esto quiere decir que posee una liquidez mayor o menor a un año.

En esta oportunidad nos enfocaremos en los primero que son que poseen mayor convertibilidad. Los activos corrientes.

¿Qué son los activos corrientes?

¿Qué son los activos corrientes?

El circulante o bien llamado corriente es el activo que posee una mayor liquidez. Convirtiéndose en dinero de una forma más fácil y mucho más rápida. Esto es debido a que los activos corrientes no permanecen por más de un año en la empresa. Siendo usados, convertidos o consumidos en un plazo muy corto mediante las actividades diarias de una empresa.

La importancia de los activos corrientes radica en las posibilidades que experimenta una empresa para generar activos corrientes y poder disponer de ellos. Claro está dentro de un ciclo de operación normal. Esto permite que la empresa pueda honrar las deudas adquiridas o los imprevistos que se encuentren relacionados con el negocio que desarrolla.

Esto puede implicar la erogación de todos los recursos monetarios sin ningún tipo de restricciones.

¿Cómo se clasifican los activos corrientes?

¿Cómo se clasifican los activos corrientes?

Existen ciertos criterios de naturaleza y liquidez que son fundamentales para lograr clasificar los activos corrientes.  Basados en estos criterios los activos corrientes pueden ser:

Disponibles:

Aquí entran los activos corrientes más líquidos entre todos los activos. Estos son los que la empresa utiliza para el financiamiento de las operaciones habituales diarias. En resumen hablamos del dinero  disponible en cajas chicas, efectivo, depósitos a corto plazo e inversiones.

Exigibles:

Exigibles:

Este es el derecho que tiene una empresa de cobrar a todos sus deudores en un corto plazo. Se trata de documentos, cuentas y efectos por cobrar que fueron generados por un crédito o financiamiento ofrecido a sus clientes, empleados, empresas vinculadas o accionistas.

Así como también sobre interese en materia de arrendamientos por cobrar. De igual manera son incluidos los tributos por compensar y cualquier crédito fiscal que sea a favor de una empresa.

Realizable:

Realizable:

En este caso se hace referencia l stock, la mercancía para la venta y los inventarios. Este  es un ejemplo de activos corrientes que poseen una menor liquidez pues para poder convertirse en dinero es necesario realizarse o venderse.

También hablamos de inversión a corto plazo, cultivos, semovientes, activos para la venta y puede que otros activos que no son financieros y por ende no serán liquidados en efectivo. Entre estos últimos se ubican los reclamos a proveedores y los anticipos. También los intereses o seguros pagados.

El estudio o análisis de los activos corrientes permiten determinar el funcionamiento adecuado de una empresa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here