Los llamados impuestos directos son aquellos que gravan el patrimonio y los ingresos de los ciudadanos de manera directa. Palabras más palabras menos. Los impuestos directos son los que deben pagar los ciudadanos identificados claramente. Es decir que recaerán sobre la persona que tenga nombre y apellido.

Por el hecho de gravar a las personas directamente los impuestos directos pueden llegar a tener un carácter progresivo. De esto modo las personas que tengan más dinero más tendrán que pagar. Sirviendo de esta manera en la redistribución de la riqueza.

De hecho al impuesto directo gravar de manera directa la manifestación de la riqueza es posible que se articulen para que paguen más aquellos que más tienen. Esto sin embargo no sucede con los impuestos indirectos. Un ejemplo de este último es el IVA. Con este impuesto todas las personas pagan lo mismo hablando en términos porcentuales. Pagará más quien consuma más.

Esto sucede porque los impuestos directos solo gravan a la persona. En contrario los impuestos indirectos gravan solo los servicios o bienes que consumen las personas.

¿Existen tipos de impuestos indirectos?

¿Existen tipos de impuestos indirectos?

De los impuestos directos describiremos a continuación los principales tipos.

IRPF – Impuesto de la Renta sobre las Personas Físicas

IRPF - Impuesto de la Renta sobre las Personas Físicas

 

Este es un impuesto directo que grava una cantidad específica de dinero y varía de un ciudadano a otro ciudadano. Esto quiero decir que la variación es según la renta que obtenga un individuo en un determinado año.

La mayoría de estos impuestos directos en rentas son progresivos. Pues su cantidad puede varias en función del patrimonio y de la renta de una persona en particular.

Cuanto más patrimonio y más renta se tenga la cantidad a pagar aumenta. Así mismo los impuestos directos difícilmente son transferibles debido a la condición de particularidad que poseen. Si un individuo debe pagar su IRPF nadie más puede hacerlo en su lugar. Es decir que es una diligencia unipersonal.

Impuesto sobre la Renta de los No Residentes

Impuesto sobre la Renta de los No Residentes

Este tipo de impuesto directo es solo para las personas que tenga rentas obtenidas en España pero que no se encuentran en territorio español realizando sus actividades económicas.

Para dar un ejemplo tomaremos a una persona que cobra un arrendamiento por patrimonio del tipo inmobiliario en España pero esta persona no reside en alguna región de España.

Impuesto sobre Sociedades

Impuesto sobre Sociedades

Este es uno de los impuestos directos parecido al IRPF pero este en cambio es aplicado a las empresas. Se aplica sobre las empresas que obtienen un beneficio neto. Sin embargo este impuesto es menos progresivo en comparación con el IRPF.

Impuesto sobre Sucesiones o Donaciones

Impuesto sobre Sucesiones o Donaciones

Este tipo de impuesto directo recae sobre los bienes o el dinero que se recibe de forma completamente gratuita. La característica más sobresalientes de este impuesto directo es que no es aplicado si el dinero que proceda de contraprestación laboral sino que haya sido cedido por alguien.

Las comunidades autónomas de España son las encargadas de gestionar el tipo impositivo  que dependerá en mayor medida de la cercanía del nexo familiar de quien dona o hereda.

Impuesto sobre el Patrimonio

Impuesto sobre el Patrimonio

Por ultimo tenemos el impuesto directo sobre el patrimonio o la posesión del mismo. Este supone que representa la adicional capacidad económica de quien lo posee. Comúnmente es llamado el impuesto a los ricos debido a que tener un patrimonio que supere una cantidad determinada.

En España si después de excluir deudas el patrimonio llega o supera a los 700 mil euros es aplicable el impuesto. Las viviendas de al menos 300 mil euros son excluidas de esta cuantía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here